Menú Cerrar

El arte de Félix González

Cuando Ross Laycock murió de Enfermedades relacionadas al SIDA, su pareja el artista cubano Félix González-Torres decidió hacerle un retrato para que todo el mundo lo recordara. Ross era un canadiense de 80kg, dulce y muy divertido, que compartía su vitalidad y energía con todo el que lo conocía. El SIDA le llevo a perder peso rápidamente y en poco tiempo murió. González-Torres decidió que el arte lo mostraría como siempre fue.

La obra es una montaña de dulces caramelos, con papeles de colores divertidos, que pesa exactamente 80kg. Se invita a todo al que la ve a coger un caramelo y compartir un momento agradable: un retrato perfecto de Ross. Pero la obra pierde peso rápidamente…

Al terminar el día, el museo repone los caramelos hasta recuperar los 80kg. El arte devuelve a Ross a su peso, a su dulzura y alegría. Si los retratos son para recordar a alguien tal como fue, éste es uno de los mejores retratos que conozco. Y es exacto a cómo fue Ross…

(Tomado de la red).

A %d blogueros les gusta esto: